sábado, 17 de junio de 2017

El lobo estepario - Hermann Hesse


Título: Der Steppenwolf.
Autor: Hermann Hesse.
Editorial: Alianza Editorial.
Género: Autobiografía.
Fecha de publicación: 1927
Páginas: 203
Sinopsis: Harry Haller, protagonista de está novela, es un lobo de la estepa, un nostálgico de soledad. Alejado de convencionalismos burgueses. él mismo se defino como tal: "¿Cómo no había yo de ser un lobo estepario y un pobre anacoreta en medio de un mundo, ninguno de cuyos fines comparto, ninguno de cuyos placeres me llama la atención?", nos dice en las primeras páginas.Durante los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial, Hermann Hesse -Premio Nobel de Literatura, 1946- , buscando una verdad que transmitir a su época, escribió El lobo estepario. En la obra levanta una acusación contra esos tiempos sin cultura, en que los instintos del "alma" animal, el lobo, están próximos y en perpetua y angustiosa lucha con el Yo civilizado y con sus tendencias más altas y espirituales.

Reseña:

Para comprender muchos aspectos de este hermoso pero terrible libro tuve que leerlo unas tres veces,  y aún me sigo preguntando muchas cosas al respecto.

Sin dudas un texto maravilloso, Hesse nos habla de su persona, un libro que escribió tras la pérdida de su padre, nos habla del desdoblamiento del "Yo" en mil personalidades, nos dice que el hombre puede ser uno en cuerpo más sin embargo, nunca podrá ser poseedor de una sola alma dentro de esa materia que lo conforma. Nuestro personaje principal se llama Harry Haller, un tipo viejo en todos los sentidos, muchos años de lengua griega, incontables años de numerosas lecturas de las más grandes obras escritas hasta hoy día, conociendo pelo por pelo a cada escritor, pasamos de Goethe a Sartre y de este a compositores de las tonadas más bellas jamás escritas, Mozart, Beethoven, Haendel, Bach, entre otros, tanto dentro de este hombre, de este pobre lobo confundido, y una vez más damos cuenta de que entre más se sabe más miserable y más amarga se vuelve la vida.
¡Oh! Pobrecito Harry, viejo Harry, ¡cuán misera es la vida de este pobre hombre! tantas almas dentro de uno solo, tantas almas con tan distintos fines, con ideas tan poco o nada parecidas, y cada una poniendo sus ideales como lo más importante, no podría terminar esto nunca en nada bueno. Y así mientras leemos vamos conociendo a nuestro personaje, sus miedos, sus gustos, sus pesares, la incapacidad de sonreír, el olvido de la felicidad que alguna vez en su vida sintió, pero hay una ruptura cuando Haller decidido a suicidarse entra en un bar para tomar algo antes de llegar al fatal destino que le aguarda en su casa, allí conoce a una señorita muy bella que parece comprenderlo, en definitiva se parece un poco a él, es melancólica, aunque no lo parezca, pues esta goza de los pequeños detalles a diferencia de Harry que odia el jazz, el baile que abunda en esa época, y repugna los pequeños placeres de la vida, Harry es un intelectual y goza con lo complicado de la vida, se le hace muy difícil relacionarse con las personas, pero esta chica es diferente, le ordena a Harry y este obedece tal cual lobo domado. En este punto todo parece mejorar para nuestro amigo, pero hay un pedido oscuro que brilla en la pupila de la bella dama, una última orden que se convertirá en "El fatal destino" como nos dice Tchaikovsky al escribir su cuarta sinfonía.


Cuando llegué al final del libro, me decepcioné un poco, me parece que le ha faltado algo, no obstante, no deja de ser un libro estupendo, recomendado para aquellos que gustan del existencialismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario